(Julio 2021)

 La revista TyV somete las propuestas de artículo a una evaluación a ciegas por dos académicos/as especialistas en el área. Los evaluadores/as formulan una recomendación, de entre tres alternativas:

 1. El artículo es publicable en su forma actual o con escasas correcciones menores. Se le pide al evaluador que, en este caso, indique cual de las siguientes tres posibilidades caracterizan al artículo aprobado: a. Artículo excepcional, como pocas veces se leen. b. Artículo muy bueno, con gran aporte al conocimiento científico. c. Buen artículo y novedoso patra los conocedores del tema.

 2. Si bien el artículo es interesante, no es publicable en su forma actual. Se requiere una nueva versión, que incluya una serie de modificaciones o mejoras. El comité editorial evaluará si la eventual nueva versión ha asumido de manera aceptable las sugerencias indicadas. Si las modificaciones sugeridas fueren profundas, el comité editorial puede optar por volver a someter a evaluación la versión revisada.

 3. Publicación rechazada.

 Esta recomendación se formula mediante la plataforma OJS, y es inapelable.

 Los evaluadores/as acompañan su recomendación con una justificación que puede incluir la petición de modificaciones o mejoras. Esta justificación, según los casos, debe extenderse, al menos, desde un buen párrafo, hasta dos páginas y se sube a la plataforma como archivo Word o PDF.

 Principales criterios de evaluación:

 a. La correspondencia del artículo con la temática teológica de la revista, que, según los casos, puede ser tratada de modo más sistemático, histórico, analítico o crítico, empírico, especulativo, filosófico, etc.

 b. La relevancia e importancia del tema, y la presencia de un aporte novedoso en el artículo.

 c. Un buen conocimiento del estado del arte en torno al tema.

 d. La cientificidad del método, con una hipótesis bien planteada en la introducción, y comprobada a través de una demostración rigurosa, en diálogo con los estudiosos del área.

 e. La forma literaria del artículo, con una estructura sólida y coherente, y un estilo sobrio y límpido.

 f. Finalmente, se pueden señalar errores u omisiones en el tratamiento del tema, e incluso objeciones contra la tesis del autor. En este último caso, estas objeciones valen sólo como indicaciones de una falta de coherencia de esta tesis. No se puede rechazar un artículo porque el autor tiene una opinión diferente a la del evaluador.